El tarro de galletas

El tarro de galletas

A los niños se les puede enseñar valiosas lecciones, contándoles relatos sencillos o mejor aún, leyendas infantiles cortas.

Un día Matilde fue al supermercado acompañada de su abuelita a comprar víveres necesarios para la comida.

– ¿Qué vamos a comprar hoy abue?

– No lo recuerdo bien hijita. Pero todo lo tengo apuntado en la lista que te di. Dijo la anciana.

– Primero pasaremos a la sección de panes de caja, a fin de elegir un paquete de bollos con ajonjolí.

– ¿No me digas que vas a preparar hamburguesas? Son mi platillo favorito.

– Lo sé, y cómo estás de vacaciones, quiero consentirte un poquito.

Así siguieron hablando entre todos los pasillos y echando cosas al carrito. Cuando llegó el momento de comprar la carne, Matilde vio que enfrente del mostrador en donde estaban apilados los distintos cortes de carne, había una edecán con un gran tarro de galletas.

– Abue, ¿puedo ir con la señorita de las galletas?

– Sí, no te preocupes, desde aquí te veo bien.

Matilde, que era una niña muy educada, se le acercó a la chica de los bizcochos y le comentó:

– Oiga, esas galletas con chispas de chocolate lucen riquísimas.

– ¿Te gustaría probar algunas?

– ¡Por supuesto!

– Este es un tarro mágico, la leyenda dice que sólo los niños buenos pueden extraer galletas de su interior.

El recipiente, era idéntico a casi todos los que Matilde había visto antes, por lo que pensó que únicamente se trataba de un pequeño chascarrillo.

Metió la mano y la abrió lo más grande que pudo, con el objetivo de abarcar la mayor cantidad de bizcochos posibles. Más cuando intentó sacar la mano, no pudo hacerlo.

– ¿Lo ves? Solamente podrás sacar el número de galletas que sea bueno para tu salud.

Matilde abrió su mano y dejó que se le escaparan unas cuantas, luego de eso retiró su mano del recipiente.

La lección que nos deja esta pequeña crónica es que no tratemos de abusar de la gente que nos hace un obsequio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *