El miedo en las historias de terror

El miedo en las historias de terrorEl terror, es el sentimiento más intenso de miedo, donde perdemos la capacidad de pensar de forma racional. El terror generar alteraciones físicas como: sudoración fría, parálisis de los músculos, dolor de estómago, y en casos extremos puede llegar hasta la muerte por paro cardíaco.

Las historias de terror buscan explotar este sentimiento de miedo, ofreciéndonos es sus temáticas, las cosas a las que más tememos los seres humanos, como la muerte, las enfermedades, los crímenes, las catástrofes naturales, los espíritus, demonios, las bestias sobrenaturales, extraterrestres o fenómenos inexplicables.

Algunos relatos se han escrito con la intención de asustar a las personas para evitar ciertas conductas o actos. En otros casos, una historia de terror es solo lo que es, un recurso para atemorizar de cualquier manera posible.

Ya que los humanos somos tan distintos y cada cabeza es un mundo, no existe un único tema para asustarnos a todos, una gran parte sucumbe ante horribles monstruos o muertos que vuelven para atormentarnos por distintas razones. Otros más son atemorizados por vampiros, hombres lobos, fantasmas, zombis o seres extraterrestres que quieren experimentar con nosotros. Recientemente el terror se asocia más con mutilaciones, sangre, asesinatos o seres devoradores de carne humana.

Pero existen también historias de terror sobre brujas, ogros, demonios, genios malvados o mutaciones genéticas, aquí lo que importa es que se utilicen todas las cosas que puedan hacernos ver nuestra vulnerabilidad, todo aquello que tenga la oportunidad de arrancarnos la vida en un descuido, porque la muerte es uno de los temores más grandes del ser humano.

Por otra parte, hay personas que son más racionales, y no sienten temor ante cosas o seres que posiblemente no existen, y sus miedos se encuentran en cosas más simples, como las alturas, los lugares pequeños, el agua, los rayos y así pueden caer presas del pánico durante una tormenta, o al quedar encerrados en un elevador.

No es posible encontrar un elemento único que asuste a todos, por lo que escribir una buena historia de terror, a fin de cuentas depende más de quien la lee, porque será quien evalué el resultado del relato al sentir miedo o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *