Archivo de la categoría: Teatro

El actor, parte importante del teatro

El actor, parte importante del teatroPara que una obra de teatro tenga el éxito debido, intervienen varios factores, entre ellos, uno de los más importantes son los actores, los cuales deben contar con una serie de habilidades o características que se vuelven elementos indispensables para que desarrolle de la mejor manera su trabajo.

Por lo general, se cree que tan solo con el cuerpo y la vos, una persona puede ser un buen actor, sin embargo es necesario que se cuente con sensibilidad y talento, sin olvidar la técnica, que ira adquiriéndose con el tiempo.

A parte de lo que salta a la vista, también existen cualidades invisibles que los actores necesitan para desempeñar su trabajo, tales como: La imaginación creadora, Memoria, Concentración, Observación, Sensibilidad artística. Todo esto en conjunto, sirve para que el actor se desenvuelva sobre el escenario, y que transmita el mensaje que quiere compartir a través de la obra de teatro.

La sensibilidad sobre todo, puede ayudar al actor para que pueda expresarse sin la necesidad de usar palabras, nuestro cuerpo habla todo el tiempo, sobre todo cuando se es niño, pero al crecer vamos perdiendo esta capacidad, nos volvemos acartonados, para los actores, esto no está permitido. Un actor en escena no siempre está hablando, pero nunca deja de gesticular para realizar su interpretación, por eso es importante el manejo de su cuerpo, para que pueda expresar con él, toda esa amplia gama de sentimientos.

Volverse apto para la expresión corporal es tarea que requiere de mucha dedicación, se necesita ser consciente de cada una de las partes del cuerpo, y aprender a trabajarlas en conjunto o aisladamente. De esta manera se tiene más control sobre él. Además, se expresan de esta manera emociones sin palabras, y solo con la actitud corporal se entiende la psicología del personaje.

El cuerpo habla y es necesario que el actor aprenda este lenguaje a la perfección, para complementarlo con el resto de las características, y convertirse más que en un actor, un intérprete del mensaje de la obra de teatro que se representa.

Importancia del maquillaje en las obras de teatro

Importancia del maquillaje en las obras de teatro

El maquillaje indudablemente ha sido una de las herramientas mayormente explotadas en las obras de teatro. No sólo para acentuar rasgos físicos de los protagonistas (color de piel, arrugas en el rostro etc.) sino para lograr que los asistentes puedan apreciar mejor a los actores.

En un escenario teatral existen reflectores que tienen la función de iluminar la totalidad de elementos que hay a su alrededor. Sin embargo, la intensidad de estas lámparas puede hacer que los rostros de los artistas no se vean bien definidos. De esa manera, los maquilladores utilizan técnicas en donde mezclan tonos claros y obscuros, para proporcionar volumen y profundidad.

Y es que la distancia que existe entre las butacas y la tarima de representación teatral, es bastante más lejana a la que encontraríamos si estuviéramos conversando con una persona en la calle. En este caso, el maquillaje teatral ha sido diseñado de tal manera que posibilite una visualización natural de las caras de los histriones hasta por la gente que se encuentra en las últimas filas del recinto.

Por otro lado, las sustancias utilizadas para retocar a la compañía teatral, son distintas de las comerciales, pues como ya dijimos dado a que los actores se encuentran debajo de lámparas de gran potencia, el maquillaje normal se correría rápidamente. Por el contrario, con los productos adecuados para esta finalidad, contienen una mayor densidad.

¿Cómo se debe maquillar un rostro en el teatro?

No hay un manual que indique la forma de hacerlo, pues cada estructura dramática exige distintos desafíos. No obstante, lo básico sería:

– Primeramente aplicar en el rostro del actor, una base que sea más oscura que su tono de tez natural.

– Seguidamente el maquillista debe poner especial atención en la mirada. Recordemos que los ojos son la ventana del alma y por consiguiente, su expresividad es indispensable al momento de transmitir emociones.

– En el caso de las actrices, además de lo anterior se debe aplicar un pintalabios brillante.

– Finalmente, se tendrá que aplicar una fina capa de polvo, con el objetivo de evitar brillo en el rostro.

Fuente.- http://obrasdeteatrocortas.com.mx/

Teatro musical

Teatro musical

Algunas personas creen que el teatro musical se creó a principios del siglo XX. Sin embargo, los primeros indicios de este género provienen de mucho más atrás. En la Roma antigua los aristócratas disfrutaban de espectáculos que incluían coreografías o inclusive canciones, para acentuar la importancia de la escena.

Ya para el siglo sexto o séptimo, la Iglesia había tomado el control sobre el teatro. Los actores de esa época se caracterizaban por tener un amplio conocimiento de la liturgia, pues era indispensable que ellos cantaran los rezos tal y como estaban escritos en los textos sagrados.

Esos estilos se fueron transformando hasta que llegamos al siglo XVIII, cuando en Europa se le dio un giro total a las obras musicales. Muchas de ellas eran representadas por payasos, a manera de sátira o comedia. Lo que más gustaba en aquellos años es que la gente podía ir una y otra vez a disfrutar del mismo espectáculo, ya que esas puestas en escena no tenían un guión teatral estructurado, lo que les permitía a los histriones inventar lo que quisieran, cuando así lo creyeran conveniente.

Teatro

Esos estilos crearon dos corrientes alternativas: A la primera de ellas se le denominó: operetas o zarzuelas de comedia. A la segunda se reconoció como operetas de baladas. La diferencia principal estribaba en la partitura musical que acompañaba a la obra.

Si hablamos de teatro musical, sin duda la meca es nada más y nada menos que Broadway en la ciudad de Nueva York. No solamente porque The Black Crook, marcó un antes y un después de todo lo que se venía haciendo, sino porque verdaderamente fue la primera superproducción que existió.

El tiempo total que transcurría entre el primer acto y el último era aproximadamente de 340 minutos (algo así como cinco horas y media). Con todo y eso, se consolidó como una de las favoritas, ya que sobrepasó las 450 representaciones. Su fecha de estreno fue en septiembre del año 1866.

Luego en la década de los veintes, los productores teatrales se aterrorizaron con la llegada del cine sonoro, ya que hasta entonces realmente no existía una competencia entre la cinematografía y el arte teatral.

Fueron varios los que llegaron a pensar que paulatinamente, el teatro musical llegaría a su fin, pues a la larga sería mucho más rentable sacarle réditos a una cinta de celuloide que tenerle que pagar a una compañía de actores.

Obra de teatro

Sin embargo, los teatros importantes continuaron estando llenos, gracias a que tenían importantes actores como soporte.

En los años 30, la gente ya estaba cansada de sólo mirar espectaculares números de baile y canto; necesitaban un nuevo aliciente. La respuesta fue anexar tramas dramáticas a los elementos ya establecidos. Pocos saben que bailarines de la talla de Fred Astaire, encabezaron marquesinas en esa época.

Terminamos este artículo repasando el periodo llamado, “Golden Age” del teatro musical. Aquí los bailarines, no solamente aportaban un importante agregado visual a la puesta en escena, sino que servían como eslabón para enlazar la trama por completo. En las canciones, se hablaba de dificultades que debían resolver los protagonistas, de sus sentimientos, de sus dudas, de sus temores etcétera.

Próximamente haremos un especial sobre las cinco obras de Broadway más importantes del teatro contemporáneo.