Todas las entradas de: admin

Mito del dios león

El león no siempre ha sido un animal considerado el rey de la selva, hay hasta cuentos cortos de terror de este animal, antes era un dios que habitaba nuestras tierras tratando de proteger a los animales de las plagas que para entonces se comían todo lo que encontraban a su paso.

El dios león intentaba salvar a todos los animales dándoles comida y destruyendo las grandes plagas, pero agotado busco ayuda de la Madre Naturaleza, solo ella tenía el control sobre todo lo que se moviera en la tierra, pero el costo de su pedido no sería nada fácil de aceptar.

La Madre Naturaleza le dijo que las plagas eran en parte su culpa, ya que había desviado el curso natural de la vida y alteraba el medio ambiente donde los animales vivían dándoles más agua o comida, que debía parar su intervención y que ahora era demasiado tarde y la fuerza de la plaga era difícil de controlar.

El dios león arrepentido de sus actos ofreció sus poderes para frenar la plaga pero que le concedieran vivir en la selva, la Madre Naturaleza acepto la oferta y lo convirtió en un animal al mismo tiempo que uso sus poderes para frenar la plaga saciando su hambre y equilibrando el curso natural de la selva. Todos los animales conocieron su acto y decidieron convertirlo en el rey de la selva.

El miedo en las historias de terror

El miedo en las historias de terrorEl terror, es el sentimiento más intenso de miedo, donde perdemos la capacidad de pensar de forma racional. El terror generar alteraciones físicas como: sudoración fría, parálisis de los músculos, dolor de estómago, y en casos extremos puede llegar hasta la muerte por paro cardíaco.

Las historias de terror buscan explotar este sentimiento de miedo, ofreciéndonos es sus temáticas, las cosas a las que más tememos los seres humanos, como la muerte, las enfermedades, los crímenes, las catástrofes naturales, los espíritus, demonios, las bestias sobrenaturales, extraterrestres o fenómenos inexplicables.

Algunos relatos se han escrito con la intención de asustar a las personas para evitar ciertas conductas o actos. En otros casos, una historia de terror es solo lo que es, un recurso para atemorizar de cualquier manera posible.

Ya que los humanos somos tan distintos y cada cabeza es un mundo, no existe un único tema para asustarnos a todos, una gran parte sucumbe ante horribles monstruos o muertos que vuelven para atormentarnos por distintas razones. Otros más son atemorizados por vampiros, hombres lobos, fantasmas, zombis o seres extraterrestres que quieren experimentar con nosotros. Recientemente el terror se asocia más con mutilaciones, sangre, asesinatos o seres devoradores de carne humana.

Pero existen también historias de terror sobre brujas, ogros, demonios, genios malvados o mutaciones genéticas, aquí lo que importa es que se utilicen todas las cosas que puedan hacernos ver nuestra vulnerabilidad, todo aquello que tenga la oportunidad de arrancarnos la vida en un descuido, porque la muerte es uno de los temores más grandes del ser humano.

Por otra parte, hay personas que son más racionales, y no sienten temor ante cosas o seres que posiblemente no existen, y sus miedos se encuentran en cosas más simples, como las alturas, los lugares pequeños, el agua, los rayos y así pueden caer presas del pánico durante una tormenta, o al quedar encerrados en un elevador.

No es posible encontrar un elemento único que asuste a todos, por lo que escribir una buena historia de terror, a fin de cuentas depende más de quien la lee, porque será quien evalué el resultado del relato al sentir miedo o no.

Teatro musical

Teatro musical

Algunas personas creen que el teatro musical se creó a principios del siglo XX. Sin embargo, los primeros indicios de este género provienen de mucho más atrás. En la Roma antigua los aristócratas disfrutaban de espectáculos que incluían coreografías o inclusive canciones, para acentuar la importancia de la escena.

Ya para el siglo sexto o séptimo, la Iglesia había tomado el control sobre el teatro. Los actores de esa época se caracterizaban por tener un amplio conocimiento de la liturgia, pues era indispensable que ellos cantaran los rezos tal y como estaban escritos en los textos sagrados.

Esos estilos se fueron transformando hasta que llegamos al siglo XVIII, cuando en Europa se le dio un giro total a las obras musicales. Muchas de ellas eran representadas por payasos, a manera de sátira o comedia. Lo que más gustaba en aquellos años es que la gente podía ir una y otra vez a disfrutar del mismo espectáculo, ya que esas puestas en escena no tenían un guión teatral estructurado, lo que les permitía a los histriones inventar lo que quisieran, cuando así lo creyeran conveniente.

Teatro

Esos estilos crearon dos corrientes alternativas: A la primera de ellas se le denominó: operetas o zarzuelas de comedia. A la segunda se reconoció como operetas de baladas. La diferencia principal estribaba en la partitura musical que acompañaba a la obra.

Si hablamos de teatro musical, sin duda la meca es nada más y nada menos que Broadway en la ciudad de Nueva York. No solamente porque The Black Crook, marcó un antes y un después de todo lo que se venía haciendo, sino porque verdaderamente fue la primera superproducción que existió.

El tiempo total que transcurría entre el primer acto y el último era aproximadamente de 340 minutos (algo así como cinco horas y media). Con todo y eso, se consolidó como una de las favoritas, ya que sobrepasó las 450 representaciones. Su fecha de estreno fue en septiembre del año 1866.

Luego en la década de los veintes, los productores teatrales se aterrorizaron con la llegada del cine sonoro, ya que hasta entonces realmente no existía una competencia entre la cinematografía y el arte teatral.

Fueron varios los que llegaron a pensar que paulatinamente, el teatro musical llegaría a su fin, pues a la larga sería mucho más rentable sacarle réditos a una cinta de celuloide que tenerle que pagar a una compañía de actores.

Obra de teatro

Sin embargo, los teatros importantes continuaron estando llenos, gracias a que tenían importantes actores como soporte.

En los años 30, la gente ya estaba cansada de sólo mirar espectaculares números de baile y canto; necesitaban un nuevo aliciente. La respuesta fue anexar tramas dramáticas a los elementos ya establecidos. Pocos saben que bailarines de la talla de Fred Astaire, encabezaron marquesinas en esa época.

Terminamos este artículo repasando el periodo llamado, «Golden Age» del teatro musical. Aquí los bailarines, no solamente aportaban un importante agregado visual a la puesta en escena, sino que servían como eslabón para enlazar la trama por completo. En las canciones, se hablaba de dificultades que debían resolver los protagonistas, de sus sentimientos, de sus dudas, de sus temores etcétera.

Próximamente haremos un especial sobre las cinco obras de Broadway más importantes del teatro contemporáneo.